Si eres de los que construye un portátil u ordenador de sobremesa desde cero y por casualidad te ha quedado un disco duro viejo sin ninguna función pero en buen estado, este post seguramente te puede interesar. Muchos de los que hemos estado inmerso en este mundo de los ordenadores, nos ha quedado un disco duro que tiene buena memoria disponible pero no utilizamos. Estos los podemos utilizar en vez de pensar venderlos o tirar a la basura con lo que te ahorras un buen dinero comprando una unidad de almacenamiento. Aquí  te enseñamos como cambiar tus discos duros viejos por auténticas unidades de externas de almacenamiento, sin más nada que decir: quédate y ¡comencemos!

Como convertir un disco duro viejo en disco externo

Antes de comenzar a poner manos a la obra para convertir el disco duro viejo, necesitamos tener en cuenta una seria de aspectos que es necesario destacar.

Aspectos iniciales para convertir nuestro disco duro en disco externo:

Selección de la unidad

Ya sea que esté recogiendo a través de una pila de viejos discos acumulando polvo en su estante oficina o si estás considerando comprar uno nuevo para dicha tarea, hay algunas cosas que tienes que tener en cuenta. Nos gustaría sugerirte la lectura sobre esta sección en dos ocasiones para que quedes claro de qué tipo de unidad puedes utilizar así como las ventajas de mirar las especificaciones de dicha unidad de disco duro.

Estado de la unidad

Hardware

Esta es su principal consideración al reutilizar un viejo disco duro: la salud de la unidad. Obviamente, si te ha tocado una unidad de una máquina, en la que ya estaba teniendo problemas serios, te recomendamos descartar esta unidad e ir en búsqueda de otra, pero si la unidad no está teniendo problemas, debes absolutamente comprobar la configuración SMART -un proceso similar a la comprobación del historial médico de la unidad del disco duro. Si resulta que la unidad tiene un montón de banderas rojas, como miles de sectores defectuosos, se debe considerar el uso de una unidad de repuesto diferente o la compra de una nueva.

La velocidad de desplazamiento y capacidad

Dado que es probable que te estés conectando desde una unidad USB, en este caso la velocidad de la unidad no va a marcar una gran diferencia en términos de rendimiento. Técnicamente las unidades RPM más altas tendrán una ligera ventaja sobre las conexiones USB 3.0 (sobre todo para buscar y escribir gran cantidad de archivos pequeños), pero para la mayoría de la gente la diferencia es probablemente insignificante cuando todos los factores reales corren a la perfección.

Interfaz de la unidad

Hemos guardado esta consideración para el final porque, para la mayoría de las personas, ni siquiera consideran este aspecto sobre todos los demás. Los discos duros están conectados a elementos internos de un ordenador a través de un tipo de conexión llamada SATA.
Disco duro
Lo más probable es que tengas una unidad SATA a menos que sea una unidad muy antigua (o una nueva unidad utilizada en un ordenador muy antiguo). Por ello te invitamos a comprobar tu unidad y compararla con la de la imagen anterior antes de ir en busca de una carcasa para su unidad externa.

Selección de su carcasa

Una vez que hayas identificado los elementos relevantes de tu disco duro, es el momento de escoger una carcasa compatible. Mientras las cajas de disco duro externas tienden a ser bastante simples, hay un puñado de consideraciones que recomendamos que se deber tener en cuenta al ir de compras de una de ellas.

Interfaz interna

Nos quedamos en la última sección hablando de los interfaces del disco. Cuando vayas a comprar un disco duro externo, la primera consideración es que escojas una carcasa cuya interfaz y tamaño de la unidad se adapten a las necesidades del usuario. Tener un disco duro portátil de 2.5 con una interfaz SATA? o ¿Quieres un carcasa de SATA 2.5? . Tienes una vieja unidad de 3,5 ?de escritorio con una interfaz PATA? o querrás un ?carcasa de 3.5 que soporte PATA / IDE estas son ciertas interrogantes que debes hacerte a ti mismo al momento d decidirte por la interfaz interna de la carcasa de tu próxima unidad de disco externa.

Interfaz externa

La segunda en importancia dentro del plano de las carcasas son las interfaces externas. ¿Quieres conectar el disco a través de USB 3.0? FireWire? Un puerto eSATA (que es muy rápido, pero no está disponible en muchos ordenadores)?

almacenamiento

En la foto de arriba se puede ver una gran variedad de tipos de interfaces comunes: a la izquierda tenemos una carcasa de 2.5 con un conector micro-B, en el centro tenemos un caso rollizo de metal USB 2.0 que tiene una conexión de tipo USB 2.0-B, y finalmente una nueva ?caja de 3.5 de la derecha con conexión USB 3.0 tipo-B. Ten en cuenta que las 3,5 unidades disponen de un puerto, que como hemos señalado anteriormente se les puede sacar el jugo que se necesita para ejecutar las unidades del escritorio.

Por encima de todo, debes comprobar cuidadosamente las especificaciones de la carcasa que desees comprar para asegurarte de que estás recibiendo exactamente lo que necesitas, esa carcasa barata puede parecer una gran oferta hasta que te das cuenta de que es barato porque sólo es USB 2.0.

El material de la carcasa

Las carcasas de las unidades de disco duro vienen en dos materiales: plástico y metal. Para aquellas personas que utilizan poco o nada el disco duro externo poco, el material de la carcasa no importa mucho. Pero para las unidades externas que van a ver una gran cantidad de uso, una construcción de metal la convierte la carcasa en un gran disipador de calor para el disco duro lo cual es de vital necesidad. El calor es el enemigo de todos los aparatos electrónicos y cualquier cantidad de calor que podamos mantener fuera de nuestras unidades bien valdrá la pena.

La línea de fondo

Al final del día, no tenga miedo de gastar los pocos dólares adicionales para mejores características porque el tiempo es dinero. La diferencia entre el viejo modelo USB 2.0 de una empresa con las características obsoletas y su nuevo modelo mejorado con una conexión USB 3.0, soporte para discos de gran tamaño, y más, es casi siempre de unos 10 euros y a veces un poco menos.

Poniéndolo todo junto

Con el tiempo aprenderás acerca de los pros y contras de los discos duros externos y la compra de la carcasa dependerá de tus habilidades, el resto es pan comido. Si tienes una carcasa que sin necesidad de herramientas o sin herramientas, literalmente, sólo hay que encajar el disco dentro de ella y todo estará terminado.

disco duro externo

Pero si por otro lado, la carcasa tiene tornillos, normalmente hay dos que sujetan el caso juntos y, al igual que la caja del disco duro de su ordenador y cuatro tornillos son necesarios para montar la unidad. A lo sumo, se necesita un destornillador Philips y un tiempo estimado de sesenta segundos para instalar la unidad como el de la siguiente imagen.

Como convertir un disco duro viejo en disco externo

Y así culmina este tutorial que buscó enseñarte a reciclar de la mejor manera esos discos duros viejos que no utilizas y que fácilmente se pueden convertir en la unidad de disco externa que estabas buscando.