no dones tu vuelto en el supersuper

la empresa "la anonima" le dona los veltos a la fundacion "la anonima"

Donaciones vs. redondeo vs. responsabilidad social empresaria.
Cuando el Fin NO justifica los Medios.


Por Silvana Racchella (1)


Quienes concurrimos a los Supermercados (2) nos encontramos con que al momento de abonar en Caja la empleada nos pregunta amablemente si queremos donar los centavos que faltan hacia un redondeo (para arriba), que generalmente oscila entre los 0,05 a 0,15 centavos, (y llegan hasta los 0,25 o más, a voluntad del cliente). Según nos ?informan?, la finalidad es colaborar con una Institución que así lo necesita. En más, podemos ver la publicidad que los Supermercados efectúan de tal benéfico acto, insinuando a los clientes a donar los centavos de vuelto, mediante carteles colocados en las mismas cajas, en sus publicidades en medios gráficos, en sus páginas web (3), a través de logos como: ?tu vuelto ayuda?, ?ayudá con tu vuelto?, ?tu vuelto vuelve?.



Hasta aquí todo muy lindo, un simple intercambio de preguntas y respuestas enmarcados en un trato gentil y con finalidad humanitaria; pero analicemos estas acción desde el punto de vista jurídico - particularmente en vista al derecho del consumidor ? para considerar si aquél acto se da (o no) en la realidad tal como se representa en nuestra mente y es nuestra voluntad, y con la transparencia que amerita, porque a más que nos parezca una cifra inofensiva a nuestro patrimonio, en su conjunto, se torna una suma más que considerable.



En un hipotético caso: Si calculamos que por una caja de las grandes cadenas de supermercados pasa un promedio de 15 clientes por hora, multiplicado por 25 cajas de una sola sucursal, por 12 horas en que la misma está abierta al público, con un supuesto de donación de $ 0,10 centavos por compra, nos da un total diario de $ 450 por local.

En la página web de un conocido supermercado (4) ingresando al vínculo que obra en el margen izquierdo distinguido como: ?con la comunidad?, aparece en primer lugar esta práctica, bajo el lema: ?TU VUELTO VUELVE: La solidaridad te sigue convocando!?.A su vez, allí hay dos link a los que se puede acceder: uno indica las instituciones beneficiadas, detalladas por ciudad (4bis); y el otro, trata de un archivo con la recaudación final de la edición (5). Quién puede asegurar si la totalidad de las sumas percibidas (auditadas por la propia gestión contable de la empresa) son las que en definitiva se derivan o ingresan a la institución propagandeada como beneficiaria?.



Podría eventualmente suceder que alguna entidad recaude $ 450, como en la hipótesis anterior, y done menos. Vaya uno a saber, porque esa información no se da a publicidad. Tampoco se informa en todos los casos de qué manera llega esa donación: si lo es en dinero o en bienes, y en este supuesto, cuáles son y a cuánto asciende el costo de compra de los mismos.


Quienes decidimos donar nuestro vuelto en la caja de un Supermercado lo hacemos con la convicción de que estamos aportando la totalidad de ese dinero directamente a la ?Institución propagandeada como beneficiaria? (6). Sin embargo, el proceso con que se logra el único fin que deseamos los consumidores - donantes (que es ni más ni menos que altruista) genera importantes dudas en cuanto al modo y a las partes intervinientes, aspectos que noto desvirtuados desde el mismo momento en que decimos que ?sí? a la pregunta de la cajera/o.



¿Es la institución propagandeada como beneficiaria la única favorecida del sistema?

Veamos cuántos temas que parecen sutiles, pero son relevantes, entrelaza entre sí este sencillo acto que efectuamos en una caja de Supermercado. Así, se comienza con una publicidad (que resultará veraz o engañosa según se aclare o no que las donaciones parten de los clientes), dirigida a los consumidores, los que - sugeridos - efectúan una donación voluntaria, hacia un redondeo, mejorando sensiblemente la responsabilidad social de la empresa.



Sucede que hoy en día la casi totalidad de las empresas que actúan en nuestro país, obligadas por las reglas de la competencia, han desplegado políticas que le permitan desarrollar actividades de tipo solidario, particularmente enfocadas hacia la sociedad y el medio ambiente.




Estas acciones otorgan a las empresas un mayor status ante sus pares, ser puntuada y categorizada a niveles más altos, premiada y priorizada ante los ?stake holders?, que son los grupos de interés directos de la empresa (proveedores, clientes, sociedad).



Esto se cataloga como RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA (RSE), al punto tal que se conformó en Argentina, un Instituto de Responsabilidad Social Empresaria (7).

Y las campañas de donación son, para los supermercados, una típica acción de RSE.

Es decir, que cada uno de nosotros, los consumidores, los que pasamos por la caja y antes de abonar, donamos algunos centavos de nuestro patrimonio, estamos contribuyendo a mejorar el currículum y la imagen pública de la empresa que así obtiene una publicidad positiva frente a la sociedad.


Llegará a la institución propagandeada como beneficiaria una donación (aunque no tenemos certeza de si es por el total ingresado a las arcas del comercio).



Pero más allá del eventual beneficio que recibe la entidad beneficiaria posiblemente exista otro beneficiado en todo este proceso: EL SUPERMERCADO:

1) Porque optimiza las acciones de Responsabilidad Social Empresaria;

2) Porque ? eventualmente - quien aparecería como donante frente a la institución propagandeada como beneficiaria es el propio supermercado, quien puede utilizar ese comprobante de donación para deducirlo de sus impuestos porque las donaciones están exentas de ellos. Continuando con nuestro hipotético caso: Si en 12 horas en que un Supermercados de las grandes cadenas está abierto y si, por sus 25 cajas, pasan un promedio de 15 clientes por hora y que éstos dejan una ganancia neta aproximada de $ 100 cada uno, lo que da un total de $ 37.500 diarios, el Súper debería pagar, sobre dicho monto de ganancia neta, un 35% del impuesto a las ganancias, es decir $ 13.125. Pero si a aquélla ganancia neta sujeta a impuesto, le restamos los $ 450 de donaciones, se reduce a $ 12.967,50 el impuesto a las ganancias a abonar por la empresa por día. Convengamos en que hay otras deducciones y que estos números son sólo un ejemplo práctico.

Si esto en la realidad es así, se configuraría un enriquecimiento del patrimonio de la empresa en desmedro del patrimonio del consumidor-donante. Pensemos en que alguien debe figurar como comprador de los bienes que se donan, si ese es el caso. Por ejemplo, en la página de Internet de ?Supermercados Coto? se publicita la campaña de donación para la compra de elementos indispensables para quirófanos y unidades de cuidados intensivos y transplantes para la Fundación Favaloro. Si esa compra la hace el Supermercados, si la factura figura a su nombre, éste la deducirá como compra para donación, con los beneficios impositivos explicados.

Es decir, que NUESTRO DINERO es operado por LA EMPRESA, quien unilateralmente se convierte en agente recaudador de dinero; no especifica en nuestro ticket de compra que se trata de ?donación? y no de redondeo; y se ?autocontrola? para que el importe total de la donación se compense con cada centavo que separó a tal fin. No sabemos en concreto quien, sino, controla estas entradas y salidas de importante dinero.

3) con estas prácticas la empresa logra solucionar el problema sobre el rendondeo (hacia abajo) a favor del consumidor, cuando no se tiene las monedas de centavos de vuelto, en base a la Ley 25954 (8).




Donar es voluntario y podemos hacerlo de muchas maneras a todas las instituciones que queramos, pero pedir el vuelto no lo es.



Convengamos con el lector que, si en lugar de ser interrogados por el empleado de la caja, existiera una urna a un costado donde quien pasa lee la publicidad y, si quiere, coloca allí sus monedas de vuelto, sin preguntas de nadie de por medio, todos donarían cada vez que pasaran por allí?. A veces sí, a veces no. Otros nunca. ¿No se siente el lector casi ?obligado? por las circunstancias? ¿No se ve compelido hasta por el hecho de que hay más público escuchando la respuesta que UD le dará a la cajera? ¿Siempre respondería afirmativamente si la pregunta se le hacen en privado que frente a todos los demás que están esperando pasar por la misma caja?



Muchas dudas. Cosas que no se dan a publicidad. Una eventual sustitución de la parte donante (en caso de que figure el Supermercados como donante cuando no lo es), desnaturalizaría la figura jurídica y la buena fe de los consumidores y por eso la referencia de que: el fin NO justifica los medios.



La realidad es que hay una sola parte donante conformada por muchas personas: los consumidores; y para éstos, en su voluntad existe una sola parte beneficiaria: la Instiaparecería como donante es el Supermercado y ella misma como beneficiaria. También frente a la AFIPtución propagandeada. Si lo miramos desde la óptica de la Institución, frente a ésta .

En conclusión, cuando la comunidad, cuando UD lector quiso donar, lo hizo y puede seguir haciendo participando directamente con la institución que UD desee. ¿No le parece más claro esa modalidad?.



Una donación de este tipo (9) que sólo debiera tener dos partes: donante y beneficiario o donatario, con un intermediario poco claro, se convierte en una especie de ?donación múltiple? (10), o ?donación aparente? (11), porque no están bien definidas las partes, se entremezclan dependiendo del lugar desde donde se mire la relación y la publicidad engaña por omisión de información esencial.



Por último las palabras de mi colega, Director de este Suplemento, Flavio Lowenrosen, quien comentaba que ?entre otras cuestiones no es más que la eterna lucha entre la verdad y la mentira, entre la publicidad legitima y la engañosa, y como si fuese una pelea entre Tyson y un enclenque, todos saben quien gana...?.

Qué ocurre realmente cuando se do

la mejor forma de ayudar es pagar los impuestos y no ser complices de empresas que donando no los paga.
si queres donar hay iglesias de distintos credos para hacer donaciones





--------------------------------------------------------------------------------

(1) E-mail: [email protected] . Abogada. UNL. Posgrado en Derecho de la Alta Tecnología (UCA). Docente del "Taller-Práctico de Informática" (UCSE).

(2) Me refiero a las grandes cadenas nacionales e internacionales de supermercados.

(3) Por ejemplo ver: www.laanonima.com.ar ; www.coto.com.ar.

(4) www.laanonima.com.ar

(4bis) En el ejemplo dado, es la Tercer Edición de la Campaña.

(5) En el ejemplo dado, es la Tercer Edición de la Campaña.

(6) Insisto con dicha expresión porque - en nuestro análisis ? no sería la única beneficiada con el sistema, aunque sí, la propagandeada como tal.

(7) www.iarse.org

(8) Que comenzó a regir el 03/12/2004, y cuyo artículo 1º incorpora como art. 9º bis a la Ley Nº 22802 de Lealtad Comercial, lo siguiente: ?En todos aquellos casos en los que surgieran del monto total a pagar diferencias menores a cinco (5) centavos y fuera imposible la devolución del vuelto correspondiente, la diferencia será siempre a favor del consumidor?. Sobre los alcances de esta ley, ver artículo de Flavio Lowenrosen publicado en este mismo suplemento on line . Cita: elDial.com - DC6CD.

(9) Que el Código Civil enmarca dentro de las ?donaciones manuales?. Art. 1815/1816.

(10) Expresiones de la autora.

(11) Expresiones de la autora.




no hay fuente tp de la facu unl