La compañía del grupo Fintech absorberá a la operadora de cable e Internet, en el marco de un compromiso previo de fusión. Así, nace una "telco" con un valor de u$s13.000 millones y con más de 30 millones de abonados para todos los servicios que abarca
Telecom y Cablevisión se fusionan


Telecom y Cablevisión serán una sola empresa. La compañía de telecomunicaciones absorberá al mayor operador de TV paga e Internet de la Argentina, según decidieron este viernes los directorios de ambas compañías.

Se trata de una movida de cara a la convergencia de las redes que se inicia a partir de 2018 y que ampliará la competencia entre los diversos prestadores de servicios de telecomunicaciones que actúan en el país.

Surge así la mayor empresa del sector en la Argentina, con:

- 4 millones de abonados de banda ancha.

- 3,5 millones de clientes de TV paga.

- 4 millones de clientes de telefonía fija.

- 20 millones de telefonía móvil, si se contabilizan los usuarios que una y otra poseen en la actualidad.

Así lo pudo saber iProfesional de diversas fuentes del mercado que desde la mañana temprano ya conocían sobre la inminencia de una noticia de peso.


Producto del acuerdo celebrado en el anochecer de este viernes 30 de junio, Fintech se quedará con una participación del 40% mientras que Cablevisión Holding (CVH), la compañía escindida del Grupo Clarín, ostentará un 33%, según los informantes consultados.
Ambas operadoras generarán una facturación que, a finales de este año, podría superar sin inconvenientes los $80.000 millones. En 2016, Cablevisión tuvo ingresos por más de $30.500 millones, mientras que Telecom orilló los $40.000 millones. Para finales de este 2017 ambas vienen registrando mejores resultados respecto del año anterior, de acuerdo a lo informado por ambas en sus balances.

Durante la semana se habían tomado decisiones estratégicas en Telecom respecto de la tecnología de la plataforma de video que se usaría para iniciarse en el negocio de la televisión paga. Y la orden, librada el pasado lunes, fue adquirir la misma tecnología que posee Cablevisión para todo su negocio de video.

En esto se prestó especial atención a la utilizada para Flow, el servicio con el que CVH salió a distribuir los contenidos a través de diversas pantallas, según contaron a iProfesional fuentes del mercado conocedoras del negocio de video.

"Tenían un par de opciones, y la orden que bajaron desde el directorio de Telecom fue comprar la tecnología de Flow porque ya había tomado fuerza el tema de la fusión. Y ya se pensaba que, a la hora de integrar plataformas, sería más fácil con la misma tecnología que con una diferente", detalló la fuente.

Flow es el servicio que lanzó Cablevisión en noviembre del año pasado y que permite consumir televisión y otros contenidos de video en diversas pantallas (smartphone, TV smart, computadora y tablet) cuando se lo desea, desde donde se quiera.

La fusión por absorción la liderará Telecom, que ahora es 100% propiedad de Fintech, del mexicano David Martínez, pese a que Cablevisión tiene mayor valuación que la primera.

El valor de Telecom hoy asciende a unos u$s5.000 millones, mientras que el de Cablevisión supera los u$s6.000 millones, de acuerdo a datos recopilados por este medio de altas fuentes.

La decisión apunta a que ambas compañías se constituyan en un prestador convergente y participar de la apertura del sector de las telecomunicaciones, previsto para el 1° de enero de 2018.

En el informe al que tuvo acceso iProfesional detallan que los directorios aprobaron "un compromiso previo de fusión" y que el objetivo es convertirse en un prestador de cuádruple play; es decir: telefonía fija y móvil, Internet y televisión.

Las empresas indicaron también que "sus respectivas estructuras operativas y técnicas son altamente complementarias y podrían ser potenciadas mediante una integración, logrando sinergias en el desarrollo de productos de convergencia que traerán significativos beneficios para los consumidores, el sector y la economía en general".

El comunicado que se enviará a la Bolsa señala que el acuerdo prevé la fusión por absorción de Cablevisión por parte de Telecom Argentina como Sociedad Absorbente.

La transacción, lógicamente, estará sujeta a la aprobación de sus accionistas, hecho que se descuenta. Y también al visto de las autoridades regulatorias. En este caso, todo indica que la fiscalización le cabrá tanto al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) como a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia.

De acuerdo a los términos que llegarán a las autoridades regulatorias que entienden en este caso el acuerdo implica que Cablevisión es la sociedad absorbida y que Telecom es la absorbente. Como parte de las negociaciones, Telecom Argentina deberá aumentar su capital social uen una suma que alcanzará casi $1.200 millones.

La fusión, 10 años después
La eventual fusión entre ambas compañías circuló en el mercado con fuerza desde el momento en que comenzó el Gobierno de Mauricio Macri y a los pocos días de asumir emitió el decreto 267/2015 de reforma del mercado de las telecomunicaciones en donde, básicamente, echó por tierra con disposiciones de la ley de medios 26.522 que ponían límites de licencias y de participación de mercado a los operadores de telecomunicaciones.

De ese modo, el Grupo Clarín ya no tuvo la obligación de escindirse en seis unidades, tal como se había previsto durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner. La fuerte disputa que mantuvo el Gobierno K contra el Grupo Clarín desde 2008 en adelante se debió, justamente, a los términos del eventual avance que, en ese entonces, pretendía hacer el multimedios sobre la empresa de telecomunicaciones.

Al mismo tiempo, se aprobó la compra de Nextel por parte de Cablevisión, y también el ingreso de Fintech a Telecom como accionista mayoritario en remplazo de Telecom Italia. Hasta ese entonces, era obligatorio que una operadora de telecomunicaciones fuera el controlante principal de una empresa de este tipo.
telecom
Hace un año, Cablevisión adquiría, a su vez, a las cinco empresas que le permitirían hacerse de espectro para ingresar en la telefonía 4G. Fue cuando pagó u$s140 millones por la adquisición de Skyonline, Netizen, Callbi, Trixco e Infotel, con las que accedió a bandas de 2,5 GHz, asignadas para dar servicios fijos de internet.

Este año, y producto de un proceso de reatribución (refarming) de esas frecuencias, el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), a cargo de Miguel de Godoy, habilitó a Cablevisión a utilizar esas bandas para dar telefonía móvil 4G, y la obligó a dar parte del espectro adquirido para, a su vez, ser atribuido a las actuales prestadoras: Claro, Personal y Movistar.

Ese proceso finalizó la semana pasada con la presentación de las propuestas técnicas y económicas de parte de las compañías móviles, luego de que quedara en carrera Telecentro por no cumplir con los requisitos para participar de esa compulsa. Todo señalaba que esta semana se conocerían los resultados finales de esa asignación a demanda pero, hasta ahora, no ocurrió.

Con esta decisión, el regulador buscó que las cuatro compañías tuvieran acceso al mismo tipo de espectro. Las frecuencias de 2,5 GHz se presentan como ideales para la transmisión de contenidos de video a alta velocidad. Es el negocio que viene creciendo de manera más fuerte y que está llevando a modificar sus estrategias de negocios e inversiones a todas las operadoras de telecomunicaciones en el mundo.

El acuerdo previo de fusión entre Telecom y Cablevisión termina de cerrar una etapa que desde Cablevisión buscaban reiniciar desde el año 2006, "cuando nuestra posibilidad de explorar una inversión en Telecom Argentina volvió a estar en nuestros análisis de estrategia luego de la fusión de los cables en 2006", describe el propio Héctor Magnetto en su libro Así lo viví.

El conductor del holding expresó en sus diálogos con Marcos Novaro, autor del libro, que el conflicto entre el Gobierno de Néstor Kirchner inició desde entonces fue porque desde la compañía se negaron a aceptar los términos que quería imponer el ex presidente. "Con lo que ellos especulaban era con un negocio en el que tendríamos que asociarnos con empresarios del círculo íntimo kirchnerista", cuenta Magnetto, propuesta a la que se negaron rotundamente y que desencadenó el fuerte conflicto con el gobierno K hasta finales de 2015.

Las decisiones de fusionar ambas compañías llega también luego de que los Werthein terminaran de alejarse definitivamente de la compañía, hecho que se concretó hace un par de semanas. Esta movida posibilitó que David Martínez tomara el control total de la empresa y que, ya libre de pedir opiniones a los máximos involucrados, avanzara en esta dirección.